En la década del '60 la familia Zanoni
abre su primera empresa de joyería,
con el nombre Zanoni Joyeros, la cual
se dedicaba de forma exclusiva a la fabricación
de joyas, siendo proveedor de las mejores
y más reconocidas joyerías de la época.
En los '90 se abre Joyería Milano, un local de
venta al público minorista, aunque sin
abandonar la tarea original, persiguiendo
como objetivo principal la calidad y buen
diseño de sus productos.


"Nota publicada en la Revista Estilo Joyero Nro. 30 de Julio 2005".